Por: Javiera García- Huidobro A.

La pornografía siempre ha sido un tema. Previo a la llegada de internet, solía aparecer cuando los niños eran púberes, que por ahí se conseguían una revista o alguna foto o video y la compartían entre los amigos, lo cual era una conducta perfectamente sana de exploración sexual, muy propia de la etapa de la pubertad.

Pero con la llegada de internet eso cambió radicalmente. Hoy los niños están expuestos a la pornografía desde que nacen o más bien desde que tienen un año y saben ocupar los celulares de los papás.

Mi intención con esta columna es dar algunas sugerencias para disminuir la exposición de los niños a la pornografía en etapas donde no deberían estar expuestos a ella, y mostrar algunas de las consecuencias de esta exposición temprana.

En los chats de whatsapp de los adultos, principalmente en los chats grupales de hombres, ¿cuántas fotos y/o videos pornográficos llegaran al día? Al menos uno por chat. Por lo tanto, mínimo quedan 10 fotos y/o videos porno guardados en los celulares (al menos de los hombres) semanalmente.

Los niños por su lado, les piden los teléfonos celulares a los papás y a otros adultos todos los días. Además, se manejan infinitamente mejor que cualquier adulto que haya nacido antes de 1990. Por lo tanto, la posibilidad de que accedan a ese material es alta, altísima.

 

¿Por qué es importante que los niños no estén expuestos a la pornografía a edades tempranas?

  • Aparece la sexualidad en un momento del desarrollo donde el cuerpo y la mente no están preparados para vivenciar ni entender el tema. Por lo tanto, puede ser muy confuso, incomprensible y angustiante ver una escena sexual.
  • Algunos niños pueden experimentar una especie de “despertar sexual” que los podría llevar a presentar conductas sexuales inapropiadas con otros pares o con niños más chicos.
  • En algunos casos, ciertos niños podrían tener una conducta erotizada, y esta ponerlos en riesgo frente a adultos que intenten tener comportamientos inadecuados con ellos.

¿Qué hacer para minimizar ese riesgo?:

  • Borrar todo (absolutamente todo) el material pornográfico que usted recibe en su celular. Borrarlo tanto de la galería de imágenes, como de la carpeta de eliminados y del chat de whatsapp.
  • Usar Youtube kids, no Youtube normal.
  • Hablar del tema con abuelos/as, tíos/as y otros adultos cercanos que habitualmente les prestan el celular a sus hijos.
  • Hablar con los niños de educación sexual desde chicos: no escandalizarse, contestar las preguntas que tienen, hablarles del autocuidado, que NADIE (ningún adulto, ningún amigo, primo o hermano) puede tocar sus partes íntimas ni obligarlos a hacer algo que no quieren.
  • Monitorear el uso del celular: cuando usted le preste el celular a un niño, estar cerca del mismo mientras lo ocupa.
Comments are closed.